El valor positivo de un NO

en

Hace unos días recibí la llamada de un lead, de un contacto, que tengo en Córdoba. Es un potencial cliente que dirige una empresa de decoración e interiorismo. Su llamada era para contarme que ya habían tomado una decisión con respecto al marketing digital. Habían decidido trabajar con otra empresa que se ajustaba más a lo que estaban buscando.
Tenía ganas de trabajar con ellos porque me gusta lo que hacen, su portfolio, y es ideal trabajar para empresas cuyos productos y servicios te convencen. Y, naturalmente, también porque a nadie le viene mal añadir un cliente más a su cartera.
Lo que quiero contarte en este artículo un poco distinto a los que solemos publicar, es lo que sentí al recibir esa llamada. Lo que sentí fue, por un lado algo desilusión al no haber conseguido al cliente. Pero sobre todo agradecimiento. No hay ni pizca de ironía en esta frase. A-GRA-DE-CI-MIEN-TO.
el valor de un no
Creo que a veces no somos conscientes del gran valor que tiene una respuesta, aunque ésta sea negativa. Creo que hay gente a quien le cuesta decir que no a una propuesta. Ya sea por no quedar mal, por creer que la reacción de la otra persona va a ser negativa o por cualquier otra razón que se le pase por la cabeza. Y mi intención con este artículo es que te deshagas de esas creencias.
El evitar el No es un problema para ti como empresario, ya que al no dar una respuesta, al no rechazar ese presupuesto, la responsabilidad de cualquier buen profesional relacionado con la labor comercial será hacerte un seguimiento. Y esto puede llegar a cansarte. Aunque lo haga educamente y sin ser insistente, si ya has tomado la decisión (pero no se lo has dicho) te va a ser un incordio que te siga escribiendo, llamando o visitando. He vivido alguna experiencia en la que parecía que molestaba con mi llamada, cuando era mi contacto el que me había pedido que lo llamara ese día para saber si había tomado una decisión.
Y eso me lleva a contar que al igual que es un problema para ti, es un problema para la persona que te está atendiendo. A nadie le gusta sentir como si estuviera llamando o visitando a puerta fría, cuando es el cliente el que ha pedido que se haga. Pero sobre todo a nadie le gusta dedicar su tiempo a hacer seguimientos a oportunidades que fueron descartadas hace semanas o meses pero que en ninguna de las conversaciones que se mantienen te llegan a confirmar que la propuesta ha sido rechazada.
decir que no a tiempo


Pierde el miedo a decir No

Cuando dices que no, no estás ofendiendo a la empresa. No estás diciendo que su producto sea malo (o sí). Sólo estás informando que en ese momento no es lo que tú necesitas, no es lo que andas buscando. No debes pensar que se va a percibir negativamente.
En todos los ámbitos de la vida una respuesta clara a tiempo siempre es de agradecer. No hay que ser rudo ni agresivo, pero sí claro y concreto. Si algo no te parece bien, lo tienes que decir. Y si el profesional que tienes delante tiene algo de experiencia, te lo agradecerá infinitamente. Te lo aseguro.
No tengas miedo a decir que no. A decir que hay algo que no te parece bien. A mostrar tu punto de vista, y lo que estás buscando en ese momento. Te estarás haciendo un gran favor tanto a ti como a la persona a la que se lo comuniques.
Empecemos a darle su valor al No. Dejemos de verlo como algo negativo, y empecemos a tratarlo como lo que es. Sólo una parte más de la comunicación. Me despido dando las gracias a todos aquellos clientes que tienen la amabilidad de decir un no a tiempo.

Fuente de los Gif’s animados: Giphy

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

¿Quieres recibir nuestros nuevos artículos en tu correo electrónico?

SEMrush que es

SEMrush, qué es y para qué sirve

SEMrush es una de las herramientas más conocidas dentro de las estrategias de marketing digital, y se centra en la monitorización de nuestro proyecto así como en el estudio de la competencia a nive

Leer más

¿Quieres llegar a buen puerto?

Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va.

Y tú, ¿dónde quieres llegar? Construyamos juntos el barco que nos permitirá alcanzar tu puerto de destino. ¡Déjanos acompañarte!