Proceso

Cómo vamos a diseñar tu estrategia de marketing digital

Un cambio de concepto

Allá por el año 2005, cuando Internet y su uso aún se estaba estandarizando, las pocas empresas que ya creían en Internet tenían la suerte de que teniendo una web que no asustara demasiado y ejecutando cualquier pequeña campaña de publicidad tenían el éxito asegurado. Pero desgraciada y afortunadamente esos tiempos ya pasaron, y ahora nos encontramos en un escenario completamente distinto.

¿Por qué decimos desgraciadamente?

Porque hoy la cantidad de empresas que ya tienen web en casi todos los sectores es gigantesca y la oferta con la que se encuentra el cliente final es abrumadora. Eso provoca que tengas que hacer las cosas bien, pero bien de verdad, si no quieres ser uno más de esos que navegan contracorriente sin llegar a ningún sitio. O peor aún, los que deciden zarpar sin tener claro ni siquiera el puerto al que desean llegar.

¿Por qué decimos afortunadamente?

Porque esto crea un filtro que provoca que cualquiera no pueda convertirse en tu competencia. No todos están dispuestos a dedicar los recursos necesarios para hacer las cosas bien de verdad. Y sobre todo, no todos cuentan con el proceso que hemos elaborado tras muchos años de experiencia, tras conocer a mucha gente a la que le podría haber ido mejor con un asesoramiento experto.

¿En qué consiste este proceso?

El proceso desarrollado en Wanaleads ordena las bases clave para sacar el mayor rendimiento a tu negocio, a la vez que aprovecha todas las ventajas que Internet puede aportar a tu estrategia.

Construir el barco

construir-el-barco

Fijar el rumbo

Séneca ya nos lo decía: “Ningún viento es favorable para quien no sabe a dónde va”. Y en Wanaleads no podríamos estar más de acuerdo. No puedes embarcar si no sabes ni siquiera a dónde quieres llegar.

Antes de pensar en SEO, en SEM, en redes sociales o en cualquier otra estrategia, es necesario olvidarse de las herramientas y sentarse a pensar en los objetivos. Sólo una vez que todos los tengamos claros, es cuando damos el siguiente paso.

Para elegir el mejor camino es necesario saber cuál es tu destino.

Trazar la ruta

Teniendo claro cuál es tu puerto de destino, ahora sí, cogeremos el mapa para investigar, analizar y  trazar la ruta más rápida y cómoda para llevarte a tu destino.

La ruta es la composición de herramientas, acciones y estrategias de marketing digital necesarias para llevarte de donde estás a donde quieres llegar. Son elegidas en base no sólo a tu puerto de destino, sino también a tu situación actual. Por ello no existen dos estrategias iguales entre nuestros clientes. Son diseñadas a medida para ti y tu negocio.

Preparar la embarcación

Teniendo claro tu puerto de destino y la ruta que vamos a recorrer para llevarte allí, es cuando sabemos qué tipo de embarcación necesitas para disfrutar de un buen viaje.

Nos estamos refiriendo a la plataforma web. Diseñamos y construimos una plataforma dimensionada a las necesidades de tu proyecto. Teniendo en cuenta tus objetivos, tus usuarios, y la estrategia de marketing que vamos a poner en marcha. Ya queda poco para lanzarse a alta mar.

Empezar a navegar

navegar

Izar las velas

Estando ya en el mar toca desplegar las velas para empezar a coger velocidad. Es el comienzo del camino y donde empezamos a dejar atrás nuestro puerto de origen.

Nuestra particular forma de izar las velas es poniendo en marcha las campañas de atracción de tráfico tanto a corto como a medio plazo. Empezamos a recibir más visitas que nos permitirán obtener más conversiones. Tu embarcación está empezando a tomar velocidad.

Atrapar el viento

Quizás haya más o menos viento. Es algo que ni los mejores meteorólogos del mundo pueden predecir al 100%. Pero estamos preparados para aprovechar ese viento al máximo y sacarle todo el partido posible para impulsarte.

Con esas visitas que comienzan a llegar realizamos un seguimiento de la plataforma desarrollada. Comprobamos el comportamiento de los usuarios dentro de la plataforma, aprendemos de lo que está funcionando mejor y de lo que puede mejorarse, y aprovechamos toda esa información para controlar las conversiones y mejorarlas cada día.
En definitiva, para que vendas más. 

Vigilar la brújula

Una vez alcanzada una velocidad crucero con la que todos nos encontremos a gusto, que nos de seguridad y que nos permita llegar a nuestro destino en el plazo previsto, llegará el momento de mantener el rumbo. No perder de vista la brújula nos permitirá no desviarnos de nuestro objetivo.

Nuestra brújula particular es la analítica. Lo que más nos gusta de Internet con respecto a otros canales es que aquí todo se puede medir. Por lo que, utilizando bien las herramientas, cualquier imprevisto que nos encontremos en alta mar será divisado con tiempo y solucionado rápidamente.

Llegar a buen puerto

buen-puerto

Ajustar las velas

A medida que avanzamos en nuestro camino, tanto los vientos como las corrientes nos irán empujando hacia lo incontrolado. Para evitarlo estaremos reajustando las velas permanentemente con el fin de no perder el norte.

Las cosas siempre se pueden hacer mejor, y nuestra prioridad es sacar el mayor partido a tus recursos. Por ello, gran parte del camino que recorremos juntos lo pasamos optimizando tu inversión, para que nuestro viaje juntos sea el más placentero.

Encontrar las corrientes más rápidas

Lo bueno de los mares y los océanos es que no tenemos porque limitarnos a aprovechar los vientos para desplazarnos. En Wanaleads dominamos las corrientes y mareas para aprovecharlas y hacerte tomar más velocidad de la que podías imaginar.

Estas corrientes son un modo distinto de hacerte tener más éxito que consiguiendo nuevos clientes. Se trata de aprovechar mejor los que ya tienes: Hablamos de venderles más y mejor, de aprovechar la confianza que han depositado ya en ti para atraer a sus círculos de amigos. Esta es la corriente que te dará el empujón final.

Descubrir los mejores puertos

Durante el viaje no vamos con los ojos cerrados. Aprovechamos nuestras herramientas para controlar el horizonte y descubrir con antelación a posibles piratas, así como posibles destinos que merezca la pena visitar.

Gracias a todos los datos que nos permiten recoger nuestras herramientas aprenderemos de lo que está haciendo tu competencia bien y mal, de cómo te pueden hacer daño y de cómo podemos controlarlo, gestionarlo y evitarlo. A la vez que analizamos nuevas oportunidades de negocio que se puedan presentar mientras que avanzamos en nuestra ruta.

¿Qué tal si nos ponemos cara y nos tomamos un café?

¿Qué andas buscando?