Pronto aceptarás tu último aviso de cookies

 en Diseño web

Allá por 2013 nuestro compañero Juanjo ya nos contaba qué son y por qué nacieron los avisos de cookies. En resumidas cuentas se trata de una “fantástica” idea de los gobiernos de la Unión Europea para proteger nuestra privacidad en Internet. Se trata de esos molestos avisos que tenemos que aceptar en cada una de las páginas webs que visitamos todos los días.

Se creó una ley que obligaba a todos los webmaster y empresas a avisar a sus visitantes de las cookies instaladas en su web y de qué forma se utilizaban, mediante una viso que sería necesario aceptar para seguir navegando. Ese aviso habría que mostrarlo cada vez que esa persona apareciera por nuestro sitio online.

Y por 2014 vimos como se hacia una realidad y las primeras webs empezaban a ser penalizadas con multas de hasta 5.000€.

Las cookies son un dolor de cabeza

A pesar de que muchos negocios nos hemos comido la cabeza para hacer de esta obligación algo simpático y divertido, la verdad es que lo enfoques como lo enfoques es algo incómodo para el usuario, para el navegante. Quizás hasta un 15% de los click que haces mientras navegas por Internet puedan llegar a ser para aceptar avisos de cookies.

¿Alguna vez te has parado a leer el aviso de cookies? ¿Aunque sea una vez?

No, no y no. Estoy seguro de que tu respuesta y la de todos los que lean esto será no. Nadie se para a leer el aviso de cookies a menos que sea abogado y lo haga por deformación profesional. Si hasta sólo pulsar el botón de “Aceptar” ya nos resulta tedioso y preferiríamos no tener que hacerlo. ¿Cómo nos vamos a parar a leer cada aviso legal?. Si realmente nos obligaran a leerlo, creo que muchos de nosotros buscaríamos alternativas a nuestras webs favoritas fuera de Europa para no pasar por ese mal trago.

Esto provoca que el cometido por el que nacieron no se esté cumpliendo. La gente no está más informada de los datos que se recogen mientras navegan. No son más conscientes de lo que de ellos se sabe ni de los usos que se le puede dar a la información que vuelvan en Internet. Solamente navegan de una manera más incómoda. Los avisos de cookies no funcionan.

Está confirmado: Los avisos van a desaparecer

Afortunadamente la Unión Europea también se ha dado cuenta de esto, y parece ser que ya está todo encaminado para que esta absurda ley desaparezca en Marzo de 2018 según cuenta en el último informe publicado:

“Simplificación de las normas sobre las «cookies»: Se racionalizará la denominada «disposición sobre cookies», que ha dado lugar a un exceso de solicitudes de autorización a los usuarios de internet. Las nuevas normas permitirán a los usuarios un mayor control de sus entornos y proporcionarán una vía fácil para aceptar o rechazar el seguimiento de «cookies» y otros identificadores en caso de riesgos para la privacidad.”

Resumiendo lo que nos dicen es que seguirán vigilando y buscando un método que permita a la gente controlar la información personal a la que los sitios webs tienen acceso. Pero que han comprobado que ésta no era la manera de hacerla y que no ha dado los resultados esperados. En su lugar están trabajando en pulverizar esta ley, o en su defecto no obligarán al aviso para las cookies más estándar y comunes como puedan ser las de analítica web, carritos de la compra, etc.

Parece ser que el camino que quieren seguir es el de “cargar con el muerto” a los navegadores. Chrome, Safari, Firefox y Edge tienen el poder de hacer que el usuario pueda elegir de una sola vez el nivel de privacidad que desea tener en cada momento, y aplicar éste a cada uno de las webs que visita. Estaremos atentos, pero parece que todo apunta en esta dirección.

No será algo inmediato, sino un proceso que llegará a su clímax durante el tercer mes de 2018. Parece ser que ya todo está encauzado sólo a falta de lentos y largos trámites burocráticos. No lo puedo confirmar, ojalá, pero estoy seguro que una vez llegado a este punto ningún país seguirá destinando recursos a perseguir la falta de estos avisos y penalizarlos.

Espero que dentro de unos meses estos avisos pasen a la historia para siempre, y se conviertan en sólo un mal sueño, en una anécdota que contar algún día a nuestros nietos sobre cómo se navegaba en el Internet primitivo.

Entradas relacionadas

¿Qué andas buscando?