6 motivos por los que no vende tu tienda online

en

“Hay que vender en Internet”. Habrás escuchado este mantra varias veces en los últimos años, seguro, y allá que vas tu a vender por internet, porque todo el mundo te lo dice.
Para, lee, y piénsatelo bien. No todo el mundo puede o debe vender online, ni le va a ir bien. Te dejamos hoy 6 posibles motivos por los que no vas a vender online. ¡No digas que no te avisamos!


1. No tienes branding


En otras palabras, no te conoce nadie, o casi nadie. Todos empezaron un día desde cero, pero tu debes plantearte si estás en disposición de iniciar ahora esa batalla.
El branding es el proceso de hacer y construir una marca mediante la administración estratégica del conjunto total de activos vinculados en forma directa o indirecta al nombre y/o símbolo (logotipo) que identifican a la marca, influyendo en el valor de la marca, tanto para el cliente como para la empresa propietaria de la marca.
Es decir, todo aquello que hacemos para que nuestra marca sea cada vez más conocida y reconocida. Que cuando alguien le hable de tu marca a otro amigo sepa qué haces, quién eres, qué vendes. Que cuando vean tu logotipo, al menos les “suene de algo”. Como comprenderás, esto es algo que requiere tiempo, mucho tiempo, e inversión, muchísima inversión.
Piensa por qué Coca Cola sigue haciendo anuncios en televisión. ¿Queda alguien civilizado en el mundo que no sepa lo que es la Coca Cola? ¿Que no la haya probado? ¿Que no reconozca su logotipo? Pues a pesar de ser una marca con un branding exagerado, sigue impactando publicitariamente a su audiencia porque no puede permitirse el lujo de que su branding decaiga.
¿Y por qué es importante el branding? Porque es uno de los factores fundamentales por los que tu cliente potencial tomará su decisión de compra. Si tú y tu competencia estáis igualados en valor, precio, etc., posiblemente el cliente se decante por la opción “más conocida”, la que tiene mejor branding, y le otorga más confianza. Ya sabes, aquello de “más vale malo conocido…”


2. No estás técnicamente preparado


Y aquí entran un montón de factores, pero hablamos fundamentalmente de tu plataforma de venta online, tu ecommerce.
Puedes tener un diseño horrible que espante a los clientes en la primera impresión.
Puede que el buscador de tu tienda no permita encontrar el producto que el cliente estaba buscando.
Puede que el proceso de compra sea tedioso, difícil e interminable, y el cliente se rinda antes de tiempo.
Puede que existan errores técnicos de implantación de la TPV y entonces tu cliente no pueda pagar con tarjeta de crédito en tu tienda.
Puede que la usabilidad y experiencia de usuario sea tan nefasta que el cliente termine por decantarse por otra tienda de la competencia que se lo ponga mucho más fácil.
Puede que la versión móvil de tu tienda sea una especie de Gymkana en la que para comprar has de superar un montón de obstáculos, que tu cliente no está dispuesto a recorrer.
Puede que la descripción de tus productos sea incompleta, falte información fundamental para la decisión de compra, o no tengas fotos de todas las vistas posibles del producto.
No hace falta que sigamos, ¿verdad?
Tener una plataforma online técnicamente funcional, usable, y 100% orientada a la venta es fundamental si quieres tener éxito en tu aventura de venta online.


3. No eres competitivo en precio


Asúmelo, te guste o no, el precio es uno de los factores con mayor peso en la decisión de compra de un cliente. Hablamos en este caso de una comparativa de precio sobre el mismo producto.
Es cierto que no siempre vende el más barato, porque hay otros muchos factores decisivos a la hora de hacer una compra, pero el precio, es uno de los fundamentales.
Debes ser competitivo en precio, y si por cualquier factor no puedes serlo, o estás muy lejos de los precios de tu competencia (insistimos, para un mismo producto), mejor ríndete antes de malgastar esfuerzos en vano.
Sin embargo, si por tu estructura de gastos y costes, no puedes permitirte bajar un poco más los precios, busca alternativas con las que rellenar ese vacío y diferencia pecunaria. Gastos de envío más reducidos, un servicio post-venta que garantice X beneficios, o una atención y asesoramiento personalizado que compense la diferencia de precio entre tú y tu competencia.


4. No tienes una propuesta de valor


Muy vinculado al tema del precio. Además de ser competitivo en precio, tienes que ofrecer un valor añadido, una propuesta de valor muy clara que haga que el cliente se decante por ti.
La propuesta de valor puede estar compuesta por muchos factores diferentes. Precio, calidad, atención al cliente, servicio post-venta, asesoramiento, sistema de puntos, fidelización, ofertas especiales, etc.
El conjunto de todos estos elementos determinarán cuánto éxito puedes tener en tu intento de venta online. Si vendes lo mismo que todo el mundo, más caro, no ofreces un buen servicio de atención al cliente, y tus envíos son caros y lentos, amigo, dedícate a otra cosa.


5. No has analizado tu nicho y competencia


Te despiertas un día con la idea feliz de vender X producto. Buscas un proveedor, estableces unos márgenes, y te pones en marcha. Cuando llevas ya un buen camino recorrido, te das cuenta de que en tu sector existen decenas de competidores con mejores precios, mejores productos, y sobre todo, una trayectoria de tiempo a inversión superior en varios años a la tuya. Será misión imposible.
Conseguir una cartera de clientes fidelizados, una comunidad grande en redes sociales, o un buen posicionamiento SEO, necesita de tiempo y dinero para conseguirse. Piensa si vas a tener recursos y tiempo suficientes para recorrer ese mismo camino que otros ya llevan realizado.
Antes de lanzarte a hacer nada, trabaja un buen estudio de mercado, hazte tu propio análisis DAFO, investiga a la competencia todo lo que puedas, y entonces, visualiza si tienes hueco en ese sector y nicho de mercado.


6. No puedes competir con las grandes marcas y marketplaces


En muchas ocasiones, puedes trabajar excelentemente todos los puntos anteriores. Incluso puede que durante un tiempo logres buenos resultados. Pero desafortunadamente, y es una realidad que no podemos obviar, luchar contra los Amazon, Zara, Ebay, o Corte Inglés, es sumamente complicado.
Son como elefantes que entran en una cacharrería. Se proponen dar cabida a un nuevo nicho en su espectro online, y pondrán todos los recursos necesarios para conseguirlo y quitarle un trocito de pastel a su competencia. El problema es que en ese proceso, matarán a multitud de pequeños comercios a los que les será imposible seguir compitiendo para que los números salgan.
No te desanimes. Esto ha ocurrido toda la vida, como cuando se abría una gran superficie junto a un pequeño comercio tradicional. Sin embargo, no todos los pequeños comercios murieron. Aquellos que pudieron ajustar sus márgenes, mantener a su cartera de clientes fidelizados, y seguir ofreciendo un trato personal, diferenciador, de tú a tú frente a la frialdad de las grandes corporaciones, siguieron adelante con bastante éxito.
Además, ¡quién dijo miedo! Busca lo que te hace diferente, innova, propón nuevas cosas, abre nuevos mercados, y siempre habrá hueco para el pequeño comercio, ya sea offline, u online.

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Alberto Blanco

Alberto Blanco

Consultor de Marketing Digital

¿Quieres recibir nuestros nuevos artículos en tu correo electrónico?

¿Quieres llegar a buen puerto?

Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va.

Y tú, ¿dónde quieres llegar? Construyamos juntos el barco que nos permitirá alcanzar tu puerto de destino. ¡Déjanos acompañarte!

Llegar a buen puerto con Marketing Digital
¡CONSÍGUELO GRATIS!