Cómo escribir el artículo SEO perfecto

 En Posicionamiento Web

Frente a las páginas estáticas, los artículos son una segunda opción interesante para posicionar nuestra página para keywords concretas, especialmente para acceder al long tail o bien para conseguir un segundo resultado en el top10 de nuestras keywords principales.

Posicionar una entrada optimizada para SEO tiene su arte detrás. Hemos leído hasta la saciedad que “el rey es el contenido”, pero de nada sirve tener un contenido de calidad si nuestros artículo no está bien estructurado y optimizado desde un punto de vista SEO.

Todo empieza con las keywords correctas

Tan evidente que bien merece la pena detenerse en este punto y darle su espacio. En un principio, damos por hecho que nuestras palabras CORE o principales ya se encuentran implementadas en las secciones concretas de nuestra web. Es decir, si tenemos una empresa de servicios, tendremos nuestra home page principal con su keyword core principal y cada servicio tendrá sus propias palabras claves.

La asignación de keywords y URLs es un paso crucial, si no podremos tener problemas a la hora de que los buscadores identifiquen con claridad nuestra estructura de secciones y su asignación a keywords concretas.

Dicho esto, nuestros artículos del blog deben tener objetivos SEO concretos. Por ejemplo, si ya tenemos posicionada la portada de nuestra web o una sección para un término, podremos intentar posicionar también un artículo, con lo que obtenemos 2 resultados en el top10.

longtail

Otra opción especialmente interesante, es la utilización de los artículos para llegar al long tail, es decir, para aquellas palabras claves específicas que registran un número menor de búsquedas pero que por ello mismo resultan más accesibles. En el gráfico ilustrativo anterior, podéis ver el concepto de long tail.

Lo que tienes que tener en cuenta

articulo seo

Asumiendo que tenemos identificada la keyword ideal para nuestro artículo, el siguiente paso es redactar y preparar el contenido para estructurarlo de la manera correcta. Pero antes deberemos de tener claros los 3 principios de la redacción SEO para artículos.

  • Calidad: En un post pensado para SEO hay que cuidar la calidad. Y cuando decimos calidad, no estamos diciendo escribir mucho contenido. Hay una regla tácita para un SEO, y es que sólo debes posicionar aquello que merezca posicionarse. Posicionar algo de escasa calidad sólo generará porcentaje de rebote, un mal CTR y a la larga será perjudicial.
  • Originalidad: Otro clásico. Todo nuestro contenido debe 100% original sin caer en la tentación del corta y pega.
  • Hábito: La recurrencia de contenidos periódicos en nuestro blog es otro factor positivo. Es bueno tanto para los lectores para los motores de búsqueda (frecuencia de rastreos, etc).

Encontrar la estructura perfecta

redactor seo

El siguiente checklist contiene todos los elementos que siempre deberías de tener en cuenta en cualquier caso.

  • Título: Incluye la palabra clave de forma naturalizada. Huye de la artificiosidad pensando sólo en conseguir una cadena de keywords concreta. El título es el principal reclamo de lectura, de forma que tienes que combinar el “efecto gancho” con el uso de tus keywords.
  • Meta título y meta descripción: Junto con la URL forman el snippet que aparecerá en Google. Tómate tu tiempo y cuídalo; no sólo será el primer contacto del visitante de tu web con el artículo, sino que ayudará a posicionarlo.
  • Usa las etiquetas de título: Nos referimos al empleo de H1, H2, H3, etc. Mediante el uso de titulares los buscadores pueden establecer una estructura y jerarquía de los contenidos. De esta forma pueden ver los bloques de información, identificar cómo están organizados, ver qué es lo más importante en relación con otros elementos y seguir una pauta lógica de orden.
  • Negritas y cursivas: El texto escrito en negrita o cursiva tiene mayor notoriedad y presencia que el texto ordinario. Por esta sencilla razón emplea de manera regular, por ejemplo, el uso de negritas, e incluye tus palabras claves siempre que tengas la oportunidad.
  • Los sinónimos también cuentan: Hay que huir de la concentración repetitiva de las mismas palabras claves. Una solución es buscar sinónimos. Esto hará que obtengamos no sólo un artículo más versátil y dinámico, sino que mostrará a ojos de los buscadores una mayor riqueza léxica dentro del mismo campo semántico; de esta forma, identificarán nuestro artículo como de mayor calidad y con acceso a número mayor de long tail.
  • Las imágenes: Si estamos trabajando un texto pensando para SEO resulta lógico que el contenido textual lo apoyemos con soportes gráficos e imágenes. Esto no hace más que enriquecer la calidad de nuestra información, ya que estamos ampliando un contenido con otros formatos. Todo post debería contener al menos una imagen, y siempre que fuera posible utilizar varias imágenes de refuerzo. Por supuesto, deberemos cuidar el nombre de nuestra imagen y, al menos, la etiqueta alt que acompaña a la misma.
  • Vídeos: Al igual que ocurría con el caso de las imágenes los vídeos juegan a nuestro favor. Sin embargo, hay que tener en cuenta el empleo de vídeos procedentes de Youtube, ya que está comprobado que ejercen un efecto más positivo que otras fuentes.
  • Enlaces salientes: Existe mucho recelo a insertar enlaces salientes, sin embargo, en la redacción del artículo SEO perfecto resulta imprescindible. Si enlazamos sitios web de autoridad estaremos mandando señales claras de que nuestro contenido se referencia en esas fuentes, y, en consecuencia, nuestro contenido tendrá una consideración mucho mayor. El uso de las etiquetas nofollow nos ayudará a enlazar contenido de menor calidad a la vez que a introducir una pauta de naturalidad en nuestras publicaciones.
  • La listas: Google ama las listas, ya que permiten estructurar la información de manera sencilla y muy condensada, a la vez que aportamos un orden lógico fácilmente asimilable en la lectura. Si tienes un párrafo extenso que puedes condensarlo en una lista, simplemente hazlo.
  • La extensión: Sin duda es el concepto que más dudas genera. ¿Cuál es la extensión mínima? ¿y cuál la ideal? Pues bien, a grandes rasgos podríamos decir que la extensión mínima se situaría en torno a una 300 palabras. Por debajo de esta cifra estaríamos en un rango de artículos muy pobre en contenido. Sin embargo, nunca recomendaríamos escribir un artículo por debajo de 600 palabras. Por ejemplo, este artículo no tienen un interés SEO y supera la mil palabras fácilmente.

Nuevo llamado a la acción
Publicaciones recientes