Facebook Ads para negocios, ¿cuándo es útil?

 En Facebook Ads

Como ya sabemos, Facebook mantiene su posición privilegiada dentro de las Redes Sociales, ha sabido madurar y buscar una cuota de mercado bien diferenciada, por servicio y filosofía, del resto de redes. Pese a las dudas surgidas en torno a la compañía en el momento de salir a bolsa en 2012, protagonizando la mayor salida a bolsa de la historia de un empresa de internet, Mark Zuckerberg ha sabido guiar con éxito a su empresa hasta mercados sin explorar.

Facebook Ads como concepto

Facebook Ads

Año tras año de vida, Facebook ha ido generando un ecosistema en el que la información que proveíamos en nuestros perfiles (estudios, edad, sexo, etc.), así como nuestros intereses y preferencias (me gustas, páginas visitadas, comentarios, etc.) han ido creando un histórico de información ingente sobre cada cuenta. Esto permite crear una ingeniería de perfiles sociales con casi infinitas posibilidades de segmentación.

Con Facebook Ads, la compañía comenzó su vía principal para rentabilizar su propia red social. Atrás va quedando un camino en que las herramienta de soporte de Facebook Ads van mejorando e implementando nuevas soluciones. Lejos de los alcances orgánicos basados en Edge Rank (el algoritmo de Facebook que se encarga de establecer la relevancia de las publicaciones), el sistema publicitario de Facebook permite definir desde un coste muy económico el alcance y tipología de nuestras acciones sobre la publicidad.

Características de Facebook Ads

facebook ads para empresas

Como sistema basado en una red social, Facebook Ads tiene una serie de características que lo hace único. Entre los puntos más destacables, pueden señalarse las siguientes.

  • Completa segmentación: Permite una segmentación profunda basada en aspectos como la ubicación geográfica, la edad, el sexo o los intereses. Si, por ejemplo, queremos anunciar una tienda física de complementos de moda, podremos segmentar geográficamente los usuarios de Facebook, especificar el rango de edad de nuestros clientes ideales, así como su sexo y sus intereses. Esto nos llevará a crear perfiles de compradores ideales a los que intentaremos captar para introducir en nuestra comunidad.
  • Curva de inversión progresiva: Frente a otros formatos de publicidad online, Facebook Ads permite ajustarse a presupuestos pequeños para determinados tipos de campañas. Esto permite hacer mediciones con bajo presupuesto y, para usuarios noveles, tener una oportunidad de familiarizarse con la herramienta antes de ampliar la inversión. Eso sí, montar una campaña potente requiere su inversión y Facebook hará lo posible para que la aumentes.
  • Viralización: Además de la interacción con el usuario final, los contenidos permiten ser compartidos, lo que aumenta el radio de visualización de estas comunicaciones.
  • Posibilidad de interacturación: Como línea paralela, Facebook permite realizar sorteos y determinados juegos con las comunidades de usuarios, lo que potencia la creación del concepto de comunidad y favorece un engagement activo. Además, ayuda a conocer nuestra audiencia viva y obtener datos de valor para nuestra compañía.
  • Creación y mantenimiento de campañas: Las campañas y sus creatividades tienen que renovarse cada cierto tiempo, lo que conlleva tiempo de gestión y optimización de las mismas. Este sistema no funciona bien en “autopilot”.
  • Analítica: Si bien los informes de conversión de Facebook son muy limitados (y exigen configurar bien Google Analytics), los informes de visitas e interactuaciones son completos, sencillos y fáciles de entender.

Cuándo invertir en Facebook Ads

facebook ads para negocios locales

Facebook Ads, frente a otros medios de referencia (como Google Adwords), y otros formatos basados en redes (como Twitter Ads), puede ser una solución para aspectos como la atracción de clientes o la fidelización de los actuales. Ahora bien, trabajar con Facebook Ads (o con otro medio) debe decidirse en función de la naturaleza de la compañía (por ejemplo: quiénes somos, qué vendemos, cómo y quiénes son nuestros clientes) y la estrategia conjunta de marketing digital que esté planificada y en activo.

Frente al Search de Google Adwords, en Facebook los usuarios no se encuentran en una orientación proactiva frente a las opciones de compra de productos o contratación de servicios. Si alguien busca “comprar zapatilla modelo x” en Google, cuando clique en el anuncio de Google Adwords y visite una tienda online, las posibilidades de venta darán un CTR con el que trabajar en función a una demanda activa. A parte de las opciones basadas en intereses de “atraer personas a un sitio web”, el resto de opciones que vamos a encontrar se centrarán en aumentar nuestra comunidad y hacer llegar nuestros contenidos (en sus distintos formatos) a una determinada audiencia con distintos fines.

Por eso es importante contar con un programa de objetivos a conseguir con Facebook Ads y medirlos convenientemente. Si partimos desde cero con un proyecto novedoso, uno de nuestros objetivos será aumentar nuestra comunidad, de modo que podamos captar un grupo de usuarios con la que trabajar comercialmente en el futuro. De esta forma, nuestras acciones se basarán en adquirir seguidores, bien de manera directa a través de Facebook Ads, con determinados contenidos patrocinados, interconectando correctamente nuestra política de contenidos o con un concurso publicitado que aumente nuestra visibilidad y acelere el proceso, entre otras opciones.

Si buscamos compradores basados en un perfil concreto de edad, sexo, estudios, intereses, por ejemplo, para una gama de productos, igualmente podremos crear campañas específicas de captación. Si queremos unir lo online con lo offline estableceremos cauces y canales que permitan atraer a nuestros clientes en Facebook a nuestro negocio local (por ejemplo, estableciendo y planificando un calendario con acciones y campañas basadas en promociones, ofertas especiales, y otro tipo de acciones etc.) y que nos permitan realizar no sólo venta directa, sino cross selling y up selling temprano.

Es fundamental tener claros los objetivos a los que llegar con Facebook Ads y medir los resultados obtenidos convenientemente.

No existe una regla fija que nos permita decidir cuándo invertir en Facebook, depende de cada modelo de negocio, de su estrategia digital y de la convivencia con campañas en otros medios. Por este motivo, resulta crucial definir previamente una estrategia de marketing digital a nivel global y unos programas de objetivos consecuentes, alcanzables y medibles; así como contar con un modelo de atribución efectivo.


Nuevo llamado a la acción
Publicaciones recientes