Los mails y el espíritu de la Navidad

en

Ya estamos a mediados de enero y si miramos por la popa podemos ver cómo se aleja en el horizonte una reciente y ya vieja Navidad. Época de ciudades iluminadas y decoradas, de pasar tiempo con familia y amigos, de rodear una buena mesa y romper cualquier recomendación alimenticia acompañados de una buena charla y unos villancicos de fondo. Época de análisis y reflexión sobre otro año que ya pasó; y de ilusión, sueños y motivaciones por un año que acaba de comenzar. Época de compras compulsivas, de disfrutar más de dar que de recibir, de caras de niños a reventar de ilusión al comprobar que de nuevo no les han fallado esos viejos magos. Una de nuestras épocas favoritas.
En Wanaleads no nos hemos bajado del barco y seguimos navegando en busca de nuevos puertos que nos llenan de ilusión. ¡El marketing no puede parar!. Aún así hemos disfrutado de unas buenas fiestas rodeadas de la gente muy querida.


PESADILLA ANTES DE NAVIDAD

Pesadilla antes de navidad
Pero no es oro todo lo que reluce en estas hermosas y emotivas fiestas. Hay algo que desde hace unos años se está convirtiendo en algo frívolo y hasta molesto. Cada año esta sensación va aumentando y por lo que hemos podido hablar con nuestros conocidos, de todas las edades, sexo, ciudades… no es una sensación nuestra, sino algo generalizado en la sociedad.
Me estoy refiriendo como no podría ser de otro modo a los emails. Hace una década nos entérabamos de la cercanía de la Navidad por los anuncios de juguetes y colonias, o por aquel “Vuelve a casa por Navidad”. Hace unos años sabíamos que la Navidad estaba cerca cuando el Corte Inglés encendía sus luces conmemorativas. Hoy en día podemos decir que nos damos cuenta mirando nuestro inbox o bandeja de entrada.
Los primeros puede que te hagan ilusión. Puede que los 10 primeros. O los 20, 30 o 40… Pero estoy seguro que a partir del 100 los empiezas a mirar con otros ojos. Y eso suponiendo que te de por abrir alguno de ellos.
Juro que no exagero cuando digo que he podido recibir unos 20 email diarios de felicitaciones navideñas. Y no estoy hablando de un correo de un amigo, de un cliente, de un contacto que se acuerda de mí y decide dedicarme 1 minuto de complicado día para desearme unas felices fiestas. Ojalá. Estoy hablando de emails enviados a toda una base de datos sin personalización, ni originalidad alguna. En algunos casos por parte de empresas que ni se cómo tienen mi dirección de correo.
Cuando comprobé que esa sensación que tenía con este tipo de correos era algo generalizado y que yo no era un loco desagradecido, me empecé a preguntar… Si no son bien recibidos, ni aportan nada ni a las empresas que los envían ni a las personas que las reciben, ¿para qué se hacen?.


ATRAQUEN EL BARCO QUE NOS BAJAMOS

 
Como se titulaba aquel disco homenaje a Los Chichos: “Hasta aquí hemos llegado”. Y así ha sido. Si además de ser lector de nuestro blog, eres uno de nuestros contactos habrás podido comprobar que este año no hemos realizado ningún envío masivo de felicitación navideña.
Siempre, desde que comenzamos a funcionar allá por 2008, hemos realizado estas tradicionales invitaciones por email. La intención de estos envíos era el siguiente:

El objetivo de un Christmas era que el receptor recibiera una muestra de cariño de manera corporativa por parte de nuestra empresa, que nos acercara un poco más y si había suerte obtener una respuesta que nos permitiera saber de esa persona.

Pero finalmente este objetivo se dejó de conseguir mediante los envíos tradicionales de Christmas por casi todas las empresas. Sobre todo porque la enorme saturación de los mismos ha provocado que ni si quiera sean abiertos, y mucho menos valorados ni agradecidos. Y entonces… ¿Para qué seguir molestando a nuestros queridos contactos?
mtJNzTc
En su lugar hemos decidido en la navidad de 2015 como experiencia piloto abandonar este envío anual, el cual la mayoría de las empresas hacen sólo porque siempre lo han hecho o porque es lo que hacen los demás.
En su lugar hemos preferido hacer un esfuerzo e intentar felicitar a nuestros contactos y clientes en persona. Intentar sentarnos con todos ellos por un rato, pero en esta ocasión por una vez al año para no hablar de marketing digital, sino para de corazón desearles unas Felices Fiestas y un próspero año nuevo.
Consideramos que el experimento, aunque sabemos que no hemos podido sentarnos con el 100% (lo sentimos), ha sido todo un éxito. Hemos podido transmitir lo que mediante un simple email era casi imposible. Por las muestras de afecto y regalos recibidos creemos que nuestros contactos también lo han agradecido, por lo que intentaremos hacer de esta experiencia piloto parte de la filosofía de Wanaleads.


CUÁNDO DEBES HACER UNA NEWSLETTER

Emails masivos
Esto no quiere decir que las newsletters hayan dejado de funcionar, ni que ya no se le puedan sacar ningún partido. Ni mucho menos. La newsletter sigue siendo una de las reinas de la fiesta del marketing digital, pero debes saber en qué momento es inteligente usarlo:

  • Cuando necesites notificar algún cambio importante a todos tus contactos. No me refiero a publicidad bruta, ni ofertas relámpago en este caso.
  • Cuando el contacto al que envías esa newsletter te haya pedido específicamente el recibirla por ser de su interés.
  • Cuando aunque vayas a contar lo mismo que otras 4.781 empresas (por ejemplo Feliz Navidad), lo vayas a hacer de una manera original que se salga de lo tradicional y de verdad pueda ser agradecido por la persona receptora.

SI NO TE HEMOS FELICITADO

Si no recibiste nuestras felicitaciones de estas pasadas fiestas ha sido por una de estas dos razones:

  • No nos sigues en las redes sociales. Mal hecho por tu parte si te gusta lo que sueles leer en este blog y quieres más. Nos puedes seguir en Twitter, Facebook o Google+.
  • No nos conocemos en persona, algo que tiene fácil solución. Ponte en contacto con nosotros y nos podemos tomar algo mientras charlamos para ver de qué modo nos podemos ayudar en este ilusionante 2016.

Nos gusta la Navidad, la vivimos como el que más. Pero si el año que viene quieres felicitarnos deja el email y pásate por la oficina para tomarnos algo juntos. Prometemos hacer lo mismo.
Me encantaría conocer tu opinión sobre este asunto. No dejes de comentarnos en nuestro Twitter o Facebook. Podríamos generar un interesante debate.
El 2016 no espera y hay que empezar a remar hacia nuestros objetivos, por lo que me despido con una frase que atribuyo a uno de nuestros clientes:

“La Navidad ya pasó. Vamos al lío.”

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

¿Quieres recibir nuestros nuevos artículos en tu correo electrónico?

SEMrush que es

SEMrush, qué es y para qué sirve

SEMrush es una de las herramientas más conocidas dentro de las estrategias de marketing digital, y se centra en la monitorización de nuestro proyecto así como en el estudio de la competencia a nive

Leer más

¿Quieres llegar a buen puerto?

Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va.

Y tú, ¿dónde quieres llegar? Construyamos juntos el barco que nos permitirá alcanzar tu puerto de destino. ¡Déjanos acompañarte!