Por qué preferimos no usar Whatsapp con nuestros clientes

 en Marketing Digital, Wanaleads

En los últimos años WhatsApp se ha convertido en la principal herramienta de mensajería instantánea en España. Por lo que, aunque me refiero a las aplicaciones de mensajería instantánea en general, aquí hablaremos de WhatsApp como abanderado de las mismas.

Su uso está tan extendido que no creo que haya un sólo habitante de nuestro país que en su teléfono móvil no lleve la citada aplicación. Por ahí se envían las fotos del último fin de semana, se organizan quedadas, se está al día de la familia que está lejos… Se ha convertido en una herramienta imprescindible para nuestras vidas personales.

Ya sabes que WhatsApp no necesita que te registres. Tu cuenta es tu número de teléfono. Por lo que todo aquel que conozca tu número de teléfono podrá localizarte en WhatsApp y mandarte lo que desee cuando desee. Esto está facilitando que cada vez más personas estén probando a usar este método de comunicación con las empresas que contratan, al igual que muchos empresarios con sus proveedores. También a nosotros nos están empezando a llegar mensajes de WhatsApp de algunos proveedores, clientes y contactos profesionales en general.

Con intención de facilitarte la comunicación con nosotros, nos encantaría atenderte en el canal que prefieras, pero existen una serie de limitaciones que hacen que esta herramienta no sea la mejor vía para tener una comunicación efectiva entre nosotros. Hoy te contamos las 3 principales razones que lo provocan.

Productividad y gestión de los mensajes

Productividad y gestión de los mensajes

WhatsApp es una herramienta pensada para el uso entre particulares. Para comentar las últimas noticias, organizar el próximo partido de fútbol de la pandilla, o compartir las fotos del chico con la familia. Pero no está diseñada para mantener conversaciones a nivel empresarial. ¿Qué quiere decir esto?

WhatsApp no nos permite marcar de nuevo los mensajes como no leídos, por lo que si antes de entrar en una reunión echo un vistazo a tu mensaje, no habrá nada que me recuerde que tengo que atender y responder a ese mensaje. Tendré que fiarme sólo de mi memoria.

Además estas aplicaciones normalmente tienen exceso de ruido. Son tanto los mensajes que recibimos cada día, y más si contamos todos esos grupos con los compañeros del trabajo, con la pandilla, con la familia, con la familia política, con los amigos del equipo de fútbol, con los de la clase de cocina, con los antiguos compañeros de la universidad, con los vecinos… ¡Es imposible asegurar que vas a poder leerlo todo! Es muy posible que un mensaje importante de un cliente quede en el olvido mediante esta vía.

Y también tenemos que tener en cuenta que WhatsApp ofrece una conversación lineal. ¿Qué quiere decir esto? Que dificulta hablar de varios temas a la vez ya que unifica toda la conversación en una única línea de diálogo.

Como alternativa a WhatsApp, y también con aplicación móvil, estamos trabajando con Trello, que nos permite tener visibles cada uno de los frentes abiertos con nuestros clientes, y poder avanzar en las conversaciones sobre cada tema particular. De este modo podemos garantizar ofrecer la mejor conversación y que nunca ningún mensaje quede en el olvido.

Es ilegal por la Ley de Protección de datos

WhatsApp no es RGPD

El 25 de Mayo de 2018 entró en vigor una actualización de la Ley de Protección de Datos, denominada como RGPD en su versión española. Este cambio ha hecho que muchas empresas que no tenías los deberes hechos hayan tenido que actualizar sus sistemas de comunicación con sus contactos.

¿Pero esto de la LOPD y la RGPD no iba sobre el tema de los correos electrónicos y las campañas de email marketing? No sólo de esto, la Ley trata sobre la comunicación. Y la Agencia Española de Protección de Datos ha determinado que WhatsApp no es una aplicación segura.

Eso quiere decir que los autónomos y empresas que se comuniquen con sus clientes a través de WhatsApp corren el riesgo de ser sancionados. El precedente son las multas de 300.000 euros impuestas a WhatsApp y Facebook, por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), acusadas de ceder los datos personales de los usuarios de una compañía a otra.

Cuando hablas con un cliente pueden surgir ciertos datos en la conversación. Cifras de resultados, datos personales de contacto, datos confidenciales sobre el trabajo que realizas para tu cliente, nombres de usuario e incluso contraseñas. Si mantienes conversaciones profesionales por una herramienta considerada no segura y acabas compartiendo algún datos que se un tercero pueda considerar confidencial… ¡Puedes estar en peligro de ser penalizado!

La propia Agencia de Protección de Datos nos recomienda usar distintas alternativas para comunicarnos con nuestros clientes. En las fuentes de este artículo tenéis una noticia mucho más extensa sobre este tema.

Recargar las pilas

Trabajar cómodamente

Y aunque las dos anteriores razones ya tienen suficiente peso, por qué no decirlo, también preferimos no usar WhatsApp profesionalmente para poder tener nuestro ratito de paz. WhatsApp es una aplicación intrusiva que llevamos todo el día en el bolsillo y que usamos con nuestros círculos de confianza y familia, en el ámbito personal.

La experiencia nos ha enseñado que es mejor no mezclar las cosas. Y cuando estás contestando WhatsApp a clientes en el cumpleaños de tu hijo… No es bueno para tu familia porque no estás con ellos, no es bueno para ti porque te estás perdiendo cosas y no es bueno para tu cliente porque la concentración para dar una respuesta resolutiva nunca va a ser la mejor.

En la vida cada cosa tiene su momento. Cuando trabajes, trabaja más enfocado y concentrado que nadie. Pero cuando descanses… descansa. Desconecta. Recarga las pilas.

Espero que este artículo no te vaga sólo para entender nuestra filosofía de trabajo, sino también para tomar algunas decisiones en el día a día.

Fuente: Los autónomos que usen WhatsApp con sus clientes podrán ser multados

Descarga el eBook gratuito
Entradas relacionadas

¿Qué andas buscando?