La publicidad tradicional, la publicidad online y el inbound marketing

 en Marketing Digital

Da igual en qué año leas esto y cuánto de innovador sea tu producto o servicios. Todas las empresas necesitan encontrar el mejor modo para dar a conocer sus productos a aquellos que con potenciales compradores del mismo.

Las herramientas de comunicación, como todo en la vida, han ido evolucionando, avanzando, hacia soluciones que aprovechan las últimas tecnologías a nuestro alcance, así como consiguen dirigirse al nuevo consumidor que está surgiendo. Porque por si aún no te habías dado cuenta, te confirmo que la misma persona en 2008 y en 2018 no se informa igual, y no toma de igual manera sus decisiones de compra.

Teniendo en cuenta esta evolución podemos considerar 3 grandes grupos de sistemas de comunicación o publicitarios: La publicidad tradicional, la publicidad online o digital, y el inbound marketing. A cada cuál más actual y moderna, pero no por ello terminan de sustituir completamente a la anterior. En cualquier mesa redonda sobre marketing o publicidad se siguen viendo fuertes discusiones sobre cuál es el mejor sistema de todos. Y como hoy no quiero robarte más tiempo de la cuenta te adelanto la conclusión de este artículo: La respuesta es ninguna. Cada sistema tienes sus pros y sus contras, y es adecuado en casos concretos. Ninguna es la mejor opción para todo el mundo ni para todas las empresas.

Hoy quiero compartir contigo, sin marear y permitiéndome ir directo al grano, las diferencias entre ambas opciones y cómo poder tomar una decisión acertada para tu negocio y tu situación actual.

La publicidad tradicional

Anuncios en televisión

Por simplificar, se podría considerar como publicidad tradicional toda la que podíamos utilizar antes del año 2000, antes del cambio de siglo. En este grupo entran las vallas publicitarias, los anuncios en radio y televisión, las páginas de las revistas o periódicos, los grandes luminosos, los hombres-anuncio… Creo que ya te haces una idea de a qué me refiero.

Este tipo de publicidad tienen la gran ventaja de dar una gran visibilidad, de hacer mucho ruido. Pero apenas permite segmentar al público al que tu empresa necesita dirigirse.

Para empresas que necesitan trabajar su branding de marca, que no buscan una reacción inmediata, y que desean llegar casi a la totalidad de la población puede ser una muy buena opción. Pero si tu público objetivo no es “cualquier persona” o deseas conseguir reacciones en las personas a las que impactas, este tipo de publicidad es, como el viejo refrán dice, como “matar moscas a cañonazos”.

Un ejemplo de uso correcto podría ser las campañas de televisión que suelen realizar algunas comunidades autónomas para promocionarse a ellas mismas como una opción turística. Quieren llegar a todo el mundo, sin importar edad, sexo, nivel social o ciudad en la que vivas. Y no buscan una acción inmediata, sino empezar a posicionarse en tu mente como una opción turística de cara a un futuro. Sólo desean que te empieces a encaprichar de conocer sus encantos en persona.

La publicidad online

Cerrajero abriendo una puerta

Aunque no fue quien la inventó, Google fue principalmente quien estandarizó y puso al alcance de todos los empresarios la publicidad online. Esta publicidad tiene como foco no impactar a todas las personas. Sino, ya sea con una herramienta u otra, llegar solamente al tipo de público que me interesa en esos micro-momentos en los que le puedo ayudar.

Estas herramientas pueden ser las campañas en Google Ads, la gestión de redes sociales, las campañas de email marketing, la publicidad en Facebook Ads, Twitter Ads o Linkedin Ads, el trabajo en el posicionamiento natural o SEO, etc. ¡Guau! Tenemos un montón de herramientas a nuestros alcance, y tener tantas opciones debería ser muy bueno. Lo es, ya que cada herramienta es más adecuada según sea el proceso de la toma de decisión de cada producto o servicio. Pero, también provoca que al usar muchas herramientas distintas sea complicada la comunicación entre ellas para que realmente remen todas en una misma dirección y se puedan obtener el máximo rendimiento de cada una de ellas.

Un ejemplo de un buen uso para del marketing online es el que hacen los cerrajeros 24 horas. Llegas a tu casa a las 3 de la mañana tras volver de un largo viaje en coche o tras salir de fiesta con los amigos y empiezas a buscar en tus bolsillos. Las malditas llaves no aparecen, y aquí en España no se estila aquello de tener una copia debajo de la maceta. Quieres entrar, quieres acostarte cuanto antes. Sacas tu teléfono y te vas directo a Google para buscar “Cerrajero 24 horas en Sevilla” o “Cerrajero urgente”.

Justo ahí es donde quieren aparecer estos profesionales de los cerrojos. No en una valla publicitaria para que todo el mundo lo vea. No detrás de la portería mientras el delantero argentino marca su gol. No lo necesitan. Pero sí, en el lugar adecuado junto en el momento que alguien los necesita. Suena muy a superhéroes, ¿no?.

Señal en el cielo para llamar a Batman

El inbound marketing

Inbound Marketing, qué es

Aunque se suele hablar del inbound marketing de una manera independiente, no os voy a engañar. El inbound marketing también es marketing online. No creo que nada de lo que venga en el futuro en cualquier ámbito no sea online.

El inbound marketing nos permite realizar campañas online complejas donde, esta vez sí, hagamos a todas las herramientas online trabajar perfectamente alineadas entre sí. Donde la información del cliente final recogida por una de ellas se aproveche para optimizar también las demás y podamos obtener el máximo rendimiento y ROI de cada una de ellas.

Además nos permite automatizar una gran mayoría de los procesos de maduración en el embudo comercial. ¿Qué quiere decir esto? Hay productos o servicios que no son de compra inmediata, que requieren de días, semanas o meses de reflexión del cliente potencial para tomar una decisión. Piensa en la decisión de construir una piscina en tu jardín, comprar un coche, alquilar una grúa, elegir un crucero, elegir un médico para una operación estética, elegir un curso especializado para mejorar tu vida profesional…

Son productos y servicios donde el cliente, antes incluso de plantearse la elección de una empresa, requiere de formación. Necesita conocer las opciones disponibles, los pros y contras de cada una de ellas, los detalles estéticos y cuales casan más con sus gustos personales, consultarlo con la familia… Ir evolucionando poco a poco hasta tener claro lo que desea o lo que necesita, y entonces mirar las posibles empresas que le podrían ayudar.

Con inbound marketing podemos diseñar una estrategia que nos permita acompañar a esos clientes inmaduros en su evolución. Ayudarles a aprender, a seleccionar, a conocer cuál es la mejor opción para ellos. ¿Para qué vale todo esto? Cuando estén preparados para elegir a qué empresa contratar y empiece a valorar opciones, partirás con ventaja. Estarás posicionado en la mente del consumidor como un experto, como un profesional que ya le ha estado asesorando durante su proceso de maduración. Tendrá confianza en ti. Muy mal lo tienes que hacer en la parte comercial para no ser el elegido.

¿Cuántas personas conoces que vayan a un concesionario a que le recomienden el mejor coche para él? No. La gente hace los deberes en casa. Van al concesionario con la decisión tomada del coche que le gusta, de los extras que quiere… Lo que quiere del comercial es una buena atención, que le resuelva las pocas dudas que le queden, que le ayuden con la financiación, y que le permita probar y estar sentado en el coche tocando botoncitos sin atosigarlos.

¿Sabes ya cuál elegir?

¿Después de este artículo aún no sabes cuál es la mejor opción para ti? ¡No te preocupes! ¡Eso es lo normal! Quiero informarte, quiero que aprendas. Pero en algunos artículos transmitirte la totalidad de la información que necesitas se hace casi imposible.

Pero para algo no somos una empresa técnica sino una consultora. Donde nuestra primera labor es profundizar en tu negocio y dar con la estrategia adecuada para tu producto o servicios y para el tipo de cliente al que quieres llegar. Vente a tomar un café y lo vemos juntos. ¡Pregúntanos!

Descarga el eBook gratuito
Entradas relacionadas

¿Qué andas buscando?