Cómo atraer tráfico a tu web reusando tus propios contenidos

en

Todo creador se enfrenta en algún momento al vacío de un mar en calma. Ese folio, página web o lienzo en blanco donde ha de comenzar su particular andadura llenando ese vacío de contenido. Cuando hablamos de una web, un blog o las propias Redes Sociales esta creación de contenidos es constante y muy importante, pero no es la única fuente de contenidos de calidad.
No hace mucho os hablaba sobre qué es el Marketing de Contenidos y por qué debía ser una parte presente en toda estrategia de Marketing Online que se tercie. Pues bien, en esta ocasión os voy a hablar sobre la curación a través del reciclaje de contenidos y la actualización de lo que ya hicimos y funcionó.


Curación: El maná del marketing de contenidos

Crear contenido de cero es una parte fundamental de toda estrategia de Marketing de Contenidos, pero no debe ser la única. Reusar, readaptar o actualizar contenidos que hemos publicado en un pasado nos proporcionará dos ventajas directas:

  • Por una parte, te ayudará a reducir tiempo y esfuerzo a la hora de crear un contenido. Algo más importante aún si nos hemos propuesto una publicación periódica.
  • Por otra parte, beneficiará el SEO de tu sitio web, ya que aumentará el volumen de enlaces del mismo y favorecerá que contenidos que ya no reciben las mismas visitas que cuando en su día se publicaron experimenten una segunda juventud.

Salvo determinadas temáticas más concretas como noticias, cualquier contenido que crees pensando en tu estrategia de Marketing de Contenidos puede ser revisado y actualizado innumerables veces.

Como en tantas facetas del Marketing Online, la clave está en optimizar.


Cómo reusar los contenidos de tu blog

Para lograr reforzar la salud de nuestra estrategia de Marketing de Contenidos podríamos dividir estos procesos en tres fases que a su vez forman el ciclo de la vida de todo contenido.
[mk_image src=»https://wanaleads.com/wp-content/uploads/2015/07/ciclo-de-contenidos.jpg» image_width=»400″ image_height=»350″ crop=»true» lightbox=»true» frame_style=»simple» target=»_self» caption_location=»inside-image» align=»center» margin_bottom=»10″]
[mk_padding_divider size=»30″]

1. Fase de creación

La primera de estas fases es la más obvia de todas: Crear contenidos. A la hora de crear contenidos deberías tener en cuenta los aspectos básicos que ya comenté en el artículo sobre los motivos para hacer Marketing de Contenidos.
Pero más allá de esto, sería ideal que tu calendario de creación de contenidos alternase contenidos “de usar y tirar”, como podrían ser noticias, reviews o similares, con contenidos más profundos e incluso didácticos que carezcan de fecha de caducidad. Por ejemplo, este mismo artículo.
[mk_padding_divider size=»30″]

2. Fase de difusión

Una vez tengas preparado tu contenido para que surque los mares de Internet es igualmente importante que tengas otro calendario donde tengas claras cuántas veces se va a publicar este contenido y en qué medios.
Pensar que publicar una vez en las Redes Sociales un contenido será suficiente para que su alcance sea máximo es un error. Pero ojo, tampoco puedes caer en una repetitividad que desespere a tu público objetivo. Por ello es importante la utilización de un calendario que sirva como base.
Por ejemplo, tomemos como referencia las dos redes sociales más importantes en la actualidad: Facebook y Twitter.
[mk_padding_divider size=»30″]
[mk_table table title=»Ejemplo de repetición de contenido en Facebook y Twitter» style=»style1″]

Tiempo Twitter Facebook
Publicación X X
Mismo día X
Día siguiente X
Una semana X X
Una mes X
Dos meses X X
Tres meses X X

[/mk_table]
[mk_padding_divider size=»30″]
Como podrás observar en la tabla, Twitter es una red social que se presta mucho más a repetir el contenido publicado que Facebook.
Esto se debe a que Twitter es una plataforma donde la inmediatez prima por encima de cualquier otro valor. Un Tweet que publicaste hace dos horas ya estará en las profundidades del timeline de tus seguidores.
Facebook por su parte, es una red donde un contenido que fue publicado ayer, puede aparecer en tu timeline hoy mismo si el algoritmo de Facebook considera que es un contenido interesante. Algo que Facebook mide hoy por hoy en función de las interacciones que hayas tenido con el autor de la publicación.

Un Tweet que publicaste hace dos horas ya estará en las profundidades del timeline de tus seguidores.

Pero cuidado, debes tener en cuenta que una repetición de contenidos es muy positiva siempre que tus redes estén habitualmente actualizadas. Aunque separes las publicaciones en el tiempo, si al acceder al perfil de Twitter o Facebook las últimas 5 publicaciones son del mismo tema y con el mismo enlace dará una impresión fatal. Algo que también comentaba en mi artículo sobre cómo optimizar tu perfil de Twitter.
[mk_padding_divider size=»30″]

3. Reciclaje y curación de contenidos

Captura de artículo del blogLlegamos al punto clave. Una vez has publicado tu artículo y lo has difundido durante meses en las Redes Sociales… ¿Qué tal si le das una vuelta a ese contenido?
Llegamos al momento en el cual debes valorar si ese contenido que tan buen resultado dio en cuanto a visitas o conversiones es merecedor de una segunda oportunidad.
Para volver a poner en el candelero un contenido que trabajaste hace algún tiempo puedes afrontar su curación enfocando distintos aspectos:

  • Actualiza su contenido: Ya comentamos antes que es importante disponer de artículos “sin fecha de caducidad”, que no son más que aquellos que pueden ser útiles pasado algún tiempo de su publicación. A pesar de ello, quizás se interesante actualizar este contenido añadiendo las últimas novedades, o relacionarlo con alguna noticia reciente que tenga que ver con la publicación original.
  • Amplía el contenido publicado: Tal vez en la época en que publicaste cierto contenido no tenías tanta información sobre el mismo como ahora, o se te haya ocurrido otro punto de vista desde el que tratar la misma temática. Es entonces cuando cabe ampliar el contenido de la publicación original e incluso sacando tu vena más seriéfila, realizar un spin off con temas que se desprendan del original.
  • Cambia el formato del contenido publicado: Esta opción requiere mucho más trabajo pero sus resultados son mucho más llamativos e interesantes. Si el contenido era un clásico artículo donde predominaba el texto, quizás sea interesante pasar esta información a una infografía o, si cuentas con los medios suficientes, realizar un vídeo para colgarlo posteriormente en Youtube o similar.

Ni que decir tiene que en cuanto hayas revisado el contenido y estés listo para publicarlos volverás a estar en el punto de partida de este particular ciclo de la vida del marketing de contenidos.


En resumen:

Repasando los puntos más importantes de lo que te he contado en este artículo:

  • Reparte los contenidos de manera que alternes contenido más fresco como noticias con otros contenidos más trabajados y atemporales que más tarde puedas revisar para sacar más partido.
  • Ayúdate de un calendario de publicaciones en Redes Sociales para mantener un goteo de visitas y atraer tráfico recurrente a contenido publicado hace algún tiempo. Pero ojo, ¡que no sea lo único que publicas!
  • Una vez agotadas las publicaciones de un mismo contenido en las Redes Sociales, plantéate actualizar, ampliar o cambiar el formato de este contenido para aportar más valor del original a tus lectores.

Compartir

Share on linkedin
Share on facebook

¿Quieres recibir nuestros nuevos artículos en tu correo electrónico?

Publicaciones recientes

SEMrush que es

SEMrush, qué es y para qué sirve

SEMrush es una de las herramientas más conocidas dentro de las estrategias de marketing digital, y se centra en la monitorización de nuestro proyecto así como en el estudio de la competencia a nive

Leer más

¿Quieres llegar a buen puerto?

Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va.

Y tú, ¿dónde quieres llegar? Construyamos juntos el barco que nos permitirá alcanzar tu puerto de destino. ¡Déjanos acompañarte!