Empieza con el producto mínimo viable

en

Estoy seguro que todos los que leéis el blog de Wanaleads habéis comenzando algún tipo de negocio en cualquier momento de vuestra vida, o a lo mejor estáis a punto de hacerlo. Quizás no sea tu caso, pero sí que estás dándole vueltas a introducir un nuevo producto o servicio en la empresa a la que dedicas tus días. Si has vivido o estás preparándote para vivir cualquiera de estas situaciones, vas a estar de acuerdo conmigo en que es un momento muy delicado en el que estamos llenos de fuertes emociones que nos impiden tomar decisiones con toda la claridad que nos gustaría.
Cuando en el mundo empresarial nos enfrentamos a algo completamente nuevo, como puede ser el estreno de un producto, o la creación de un negocio completamente virgen; normalmente nos montamos una idea en la cabeza de la necesidad que hemos detectado, del público que más necesita cubrir esa necesidad, y del producto o servicio con el que vamos a conseguir dejarlos satisfechos.
En algunas ocasiones estos castillos en el aire están respaldados por encuestas, por datos analíticos del gobierno o de empresas privadas, y esto hace que las ideas estén un poco más asentadas. En cualquiera de las situaciones, según el carácter y la experiencia de cada persona, te podrás encontrar con dos sensaciones completamente distintas.
El miedo. El sentarte delante de tantas preguntas a las que no tienes una respuesta, de tantas pequeñas decisiones que supondrán el éxito o el fracaso de lo que te propones… puede llegar a bloquear. A tener ese miedo que que nos complica hasta las decisiones que en cualquier otro momento nos parecen sencillas, a poner esas mil excusas por las que nos avanzar en tu proyecto, que cuando las dices en voz alta no te parecen tener demasiado sentido.
La seguridad. En otras personas la experiencia, la emoción de hacer algo nuevo, esa adrenalina que corre por sus venas… hace que la sensación con la que se encuentran en ese momento es la de poder con todo, la de que nada los va a poder parar gracias a esas ganas y energía que rebosan.


Minimum-Viable-Product-wanaleads

APROVECHA ESAS EMOCIONES

Deberás tener cuidado con tu mente y aprender a controlarlas, ya que ambas son corrosivas si su nivel es demasiado alto. Por un lado el miedo, si es demasiado alto, te llega a dejar completamente congelado. Elimina esa capacidad de decisión, de avanzar, que sueles tener en otros momentos. Llega a agarrotar nuestro cuerpo y nuestra mente haciéndonos incapaces de dar un paso más.
Por otro lado la seguridad, si es demasiado alta, nos lleva hacia un escenario parecido. Es cierto que en esta ocasión no nos quedaremos congelados, sino todo lo contrario. La adrenalina que sentimos en nuestro cuerpo nos ayuda a creer casi en cualquier solución, pecando en la mayoría de casos de exceso de optimismo. Nos convierte en unos temerarios que ni se piensan dar un salto al vacío. En este punto nuestra mente tampoco se encuentra en un momento ideal para tomar las mejores decisiones.
Es difícil controlar estas emociones para intentar no equivocarnos, intentar controlar el riesgo. Es por ello que hoy os quiero hablar del MVP, qué es y por qué te va a ser de utilidad.


QUÉ ES ESTO DEL MVP

La técnica o la estrategia del MVP (minimum viable product o producto mínimo viable) nació para ayudar en estos momentos y hacernos la vida más fácil. Se ha llegado a convertir en gran parte de la base de la famosa metodología Lean Startup. Su nombre ya nos puede dar una idea de en qué consiste, pero para que lo tengas más claro te podría decir que el MVP es aquel producto que nos permite lanzar el producto frente a los consumidores, con el menor número de características posibles, con el objetivo de poder conseguir información relevante sobre su lanzamiento y sobre sus usuarios mediante una serie de métricas.
De este modo no vas a esperar a tener el producto completamente acabado para darlo a conocer. Tendrás el producto mínimo que pueda funcionar en la calle, de cara a ponerlo a andar, a ver cómo reacciona el público ante él… y sobre todo, a comprobar si todas esas ideas que tenías en la cabeza están directamente relacionadas con lo que pasa en la vida real.
Empezamos a convertir los pensamientos en realidad, y a confirmar que realmente lo que imaginábamos se cumple. No dejamos que el proyecto se mantenga demasiado tiempo dentro de una carpeta y de un archivo Excel. Debe salir a la calle cuanto antes.
Seguro que has vivido o conoces a alguien que ha vivido la experiencia de poner un negocio online en marcha, y su apertura se ha eternizado porque se querían tener desde el lanzamiento una serie de características muy prometedores que nos iban a diferenciar en el mercado. Habíamos tenido unas ideas fantásticas y… ¡Por Dios! ¿Cómo íbamos a salir al mercado sin tenerlas listas?.
Sólo quiero que recuerdes que cuando Apple sacó al mercado su primer iPhone, ni siquiera permitía instalar aplicaciones, cuando la mayor parte de la competencia sí lo hacía. Y lo que quizás más enojó a una parte del público, es que ni siquiera permitía copiar/cortar/pegar un texto. Aún así consiguió probar el producto, ver que funcionaba, cambiar lo que no convencía y avanzar en la dirección adecuada.
Dedicando el tiempo suficiente consiguió crear la mejor plataforma (actualmente lo sigue siendo) de compra y descarga de aplicaciones móviles.


PARA QUIÉN LO HACES

Se qué es  lo que estás pensando en estos momentos. Casi todos nosotros tenemos una mente crítica e intentamos buscar el fallo, el error en lo que estamos leyendo. Seguro que están pensando que un producto sin las características que nos pueden diferenciar en el mercado no nos va a decir cómo funcionaría el producto final. ¿No es así?
Estoy de acuerdo contigo. Un producto, por llamarlo de algún modo, «no acabado» no va a convencer a los usuarios más exigentes. Por ese tipo de estrategias no se hacen para ellos, sino para los llamados «early adopters». Este tipo de clientes que forman un grupo importante, suelen dejar atrás las exigencias más comunes por la curiosidad y el placer que les produce el probar o tener «lo último». Con este tipo de público en mente es cómo debemos poner en marcha la estrategia del MVP.


DECISIONES MÁS FÁCILES Y MENOS RIESGOS

Esta manera de trabajar nos dará una serie de beneficios difíciles de cuantificar económicamente por su alto valor.

  • Saldremos antes al mercado, empezando antes a rentabilizar nuestra inversión.
  • Al salir antes minimizaremos el riesgo a que nos copien y se nos adelanten.
  • Reduciremos la inversión inicial, y con ello el riesgo que acometemos.
  • Probaremos cómo funciona el producto en la calle y utilizaremos esa información para mantener el rumbo planificado o para pivotar para avanzar de una manera más inteligente.
  • Si nada ha funcionado como esperábamos, nos habremos equivocado pronto y barato, lo mejor que nos puede ocurrir en estos casos.

QUÉDATE CON LO IMPORTANTE

Si de este post te pudieras quedar sólo con una cosa, yo te recomendaría recordar esta reflexión:

Cuando emprendas, falla rápido y falla barato.

Si quieres competir con un mastodonte como por ejemplo Facebook o Amazon, no intentes ser más grande y mejores que ellos desde tu puesta al salida. Empieza en pequeño, arranca, mide, aprende, pivota y sigue creciendo. Espero que te haya sido de utilidad, y recuerda que en Wanaleads te podemos ayudar a decidir cuál es ese MVP con el que deberías salir a la calle para conocer la realidad de tu producto.

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

¿Quieres recibir nuestros nuevos artículos en tu correo electrónico?

SEMrush que es

SEMrush, qué es y para qué sirve

SEMrush es una de las herramientas más conocidas dentro de las estrategias de marketing digital, y se centra en la monitorización de nuestro proyecto así como en el estudio de la competencia a nive

Leer más

¿Quieres llegar a buen puerto?

Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va.

Y tú, ¿dónde quieres llegar? Construyamos juntos el barco que nos permitirá alcanzar tu puerto de destino. ¡Déjanos acompañarte!