La experiencia de usuario en el Marketing de Contenidos

 En Marketing de Contenidos, Marketing Digital, Redes Sociales

El Marketing de Contenidos puede llevarse a cabo buscando cumplir una gran variedad de objetivos, pero en casi todos estos objetivos encontramos un denominador común: Llegar a quién lo lee. Y cuando hablo de llegar no me estoy refiriendo a que el contenido llegue a él mediante alguna red social o la clásica newsletter. Hablo de que una vez el cliente dedica su tiempo a leer lo que le estamos ofreciendo no sólo sea un contenido de calidad sino que la experiencia que percibe al consumirlo sea la mejor.

¿Qué es la experiencia de usuario?

Si nos ceñimos a la fría y estricta definición que encontramos en la wikipediala experiencia de usuario es el conjunto de factores y elementos relativos a la interacción del usuario, con un entorno o dispositivo concretos, cuyo resultado es la generación de una percepción positiva o negativa de dicho servicio, producto o dispositivo.

Piensa en una película exitosa. Todos hablan de ella, todos escriben en redes sociales sobre ella, incluso hacen chistes o comentarios que tú no entiendes porque sencillamente no la has visto. Así que una buena tarde decides ir al cine a ver la popular película porque tus expectativas están por las nubes.

Llegas al cine y por el camino has visto carteles de la película en casi todas las paradas de autobús, carteles que ahora ves aún más grandes en los pasillos del cine. ¡Incluso el cartón de las palomitas está personalizado con la película! Estás deseando de entrar, sentarte y disfrutar. Pero una vez llegas a la butaca, descubres que el cine está realmente sucio, la película ha empezado diez minutos tarde y para colmo el audio de la sala está saturado… Posiblemente estemos ante un film espectacular pero la experiencia de cliente a la hora de consumirlo ha fallado, y eso puede llegar a condicionar tu opinión y tu valoración final sobre el mismo.

Sala de Cine

¿Quiere decir esto que el contenido no es importante? Por supuesto que no. Ni una sala de cine con hidromasajes podría convertir un desastre de película en una buena peli. Pero también pasa en el sentido contrario. Es más, podrás recordar algún momento de la película o su espectacular banda sonora, pero de lo que seguro que jamás te olvidarás fue de lo mal que lo pasaste viéndola. Encontrar el punto ideal entre experiencia de usuario y calidad del producto es el secreto del éxito sea cual sea el producto o servicio que tengamos entre manos.

La experiencia de usuario o UX es, en definitiva, una manera de convertir un producto o servicio en una buena o mala sensación. Y eso se consigue sabiendo dar al cliente lo que verdaderamente busca cuando, como y donde lo busca.

Nosotros no vendemos motos. Vendemos la posibilidad de que un contable de 43 años se vista de cuero negro, conduzca por pequeños pueblos y consiga que la gente tenga miedo.

Richard Teerlink. Presidente de Harley Davidson.

3 consejos para mejorar la experiencia de usuario en tus contenidos

Como estás comprobando, la experiencia de usuario es una parte crucial en la sensación final que un cliente percibe de tu trabajo. Siguiendo con el símil cinematográfico, tu elaborada y mimada estrategia en marketing de contenidos y tu esfuerzo en difundir estos contenidos podrían ser el guión y el director de fotografía; Mientras que la experiencia de usuario sería ese actor que mejorará con su interpretación cada frase de tu película.

Es por todo esto por lo que todo cuánto dediques a mejorar la experiencia de usuario estará bien empleado. En esta ocasión he querido traerte al blog de Wanaleads 3 sencillos para poner en práctica desde hoy mismo a la hora de elaborar tus contenidos.

 

1. Da lo que se espera de ti

Si crees que quién se para a leer tus contenidos habitualmente lo está haciendo en un cómodo sofá con una copa de balón y una bata de seda, estás muy equivocado. Normalmente y debido a nuestro ajetreado día a día los contenidos de los blogs se suelen consumir en pequeños espacios de tiempo como desplazamientos en medios de transporte, visitas al baño o breves sobremesas.

Evita ser rebuscado y dar mil vueltas para decir algo que con sencillez no sólo dirías antes sino que calaría más en quién lo lee. Grábate esto a fuego a la hora de preparar contenidos: Sé conciso, directo, y útil. Pero sobre todo sé sencillo.

 

2. Asegúrate que que todos pueden leerlo

Acabamos de hablar de que la mayoría de los contenidos se consumen en breves espacios de tiempo. Esto quiere decir que en un altísimo porcentaje se consumen desde dispositivos móviles. Tablets, smartphones… ¿Has comprobado si tu blog se ve correctamente en dispositivos como estos?

Te sorprenderías de la cantidad de blogs que hablan de marketing digital, usabilidad o marketing de contenidos y ni tan siquiera son responsivos y esto hoy día es fundamental para Google, por ejemplo. Si consigues que todos puedan leerte poniéndoles las cosas sencillas conseguirás que tu contenido llegue a ellos. Evita scrolls horizontales, mensajes emergentes y evita, en definitiva, que el usuario final tenga que hacer clics innecesarios. Una vez más gana la sencillez y la facilidad.

3. Las imágenes siempre molan

Si el clásico y manido refrán de una imagen vale más que mil palabras se sigue escuchando es porque lleva razón. Si un párrafo de 100 palabras lo puedes sintetizar en una imagen, ilustración o infografía no sólo estarás exponiendo de manera más visual la información sino que estarás ganando puntos para que se comparta este contenido en redes sociales.

El primsa de la experiencia de usuario

Todo lo que pueda ser explicado visualmente, además de generar más engagement,  estará en el camino de llegar antes al usuario y, por tanto, te acercará más a tu objetivo final.

Y a vosotros… ¿Qué más se os ocurre para mejorar la experiencia de usuario a la hora de publicar vuestros contenidos?


Nuevo llamado a la acción
Publicaciones recientes