Estrategia en Marketing Online

Olvida las herramientas de tu marketing online… por ahora

en

Todos han cometido el mismo pecado en alguna ocasión. Cuando tomas la decisión de ponerte a hacer algo para que el online de tu negocio se convierta en un nuevo canal de ventad, o de fidelización, o de lo que hayas decidido; las preguntas habituales que suelen salir son:

  • ¿Hago una campaña de Adwords?
  • ¿Contrato a un community manager?
  • ¿Hago una campaña en Facebook Ads o en Twitter Ads?
  • ¿Preparo mi web en WordPress o en Joomla? ¿O debo pensar en una programación a medida?
  • ¿Envío los email a mis clientes con mi gestor o contrato alguna herramienta? De ser así… ¿Es mejor Mailchimp o Aweber?

Fijaros que todas las preguntas van dirigidas hacia un único lugar: Las herramientas que vamos a utilizar. Y ése es el gran fallo en el que muchos suelen tropezarse. El centrarse en las herramientas no nos llevará a conseguir nuestros objetivos.


¿Cómo se hace en otros sectores?

Éste es un problema que afecta completamente de frente al área del marketing en general, pero que si trasladamos a otros sectores nos hará ver de una manera clara y rápida la absurdez de pensar en herramientas por encima de todas las cosas.
Imagina a un arquitecto, Emilio, el dueño de Futura Arquitectos, en pleno centro de Madrid. Le llega una petición de un gran empresario oriental para realizar un ilusionante proyecto de un rascacielos en España. Imagina que la conversación fuera dirigida hacia si el diseño se va a hacer con Autocad o con DraftSight. A que si las grúas a utilizar serán de uno u otro tipo. A que si las hormigoneras deberán pillarse en uno u otro proveedor. Absurdo, ¿verdad?. Seguro que estás pensando que sería mucho más inteligente basarse en las funciones que debe cumplir el edificio, para así definir cómo deberá de ser y poder trazar una estrategia para levantarlo desde la nada.
O también puedes imaginar a un deportista de élite. Sergio Trujillo ha contratado a un entrenador y coach que le ayude a conseguir su objetivo de estar a las próxima olimpiadas dentro de 4 años compitiendo en triatlón. Imagina que en esa entrevista antes de decidir si es el entrenador adecuado para él la conversación fuera hacia el tipo de calzado a utilizar, la marca de los calcetines de running o hacia si van a usar una bicicleta BH o una Cannondale.
¿No crees que sería más sensato saber los tiempos que se necesitan para alcanzar esa clasificación y trazar un plan que permitan a Sergio alcanzarlos? Entrenamientos, dietas, descansos, plazos… y ya hablaremos de las herramientas que necesitamos para hacerlo realidad. Si compramos una bicicleta de una u otra marca, o si es mejor tomamos leche desnatada o semidesnatada, Puleva o Pascual… para la dieta.

Las herramientas son una parte fundamental de todo proyecto, pero sobre ellas están los objetivos y la estrategia que permita llegar a cumplirlos.


Lo realmente importante es tener una estrategia

Objetivos en el Marketing Digital
Como hemos podido comprobar viendo los casos de Emilio y Sergio, el arquitecto y el deportista, es un error garrafal intentar alcanzar tus objetivos basándote sólo en usar las herramientas adecuadas.
Las herramientas son importantes, no voy a restarles valor. Pero existe una capa por encima de las mismas que es necesaria y cuya función es hacer que las herramientas se utilicen con lógica, que todas las herramientas remen en el mismo sentido, y que sólo destines tus recursos a las herramientas estrictamente necesarias para alcanzar tus objetivos.
Esta capa de la que hablo es la estrategia, es tener un plan. Es el factor junto a tener unos objetivos y a medir tus resultados, que te permitirán disfrutar de todo lo que el online puede hacer por ti.


Cómo debe ser esta estrategia

Objetivos en el Marketing Online
Damos por sentado que tienes unos objetivos claros ya definidos. Entonces ya podemos sentarnos a trazar un plan, a trazar una estrategia. Y no nos va a valer cualquiera. Si quieres que tu plan funcione que al final puedas llegar a buen puerto será necesario que tu estrategia cumpla con los siguientes 8 puntos:

  1. Debe ir acorde con los objetivos que te has marcado.
  2. Debe ajustarse al presupuesto que puedes destinarle.
  3. Debe indicarte los pasos a dar desde el punto A, en el que te encuentras ahora mismo, al punto B, donde deseas llegar.
  4. Debe permitirte dividir tu proyecto en fases para tratarlas de manera diferente según el momento de madurez del proyecto en el que te encuentres.
  5. Debe ser concreto, pero flexible ya que siempre te encontrarás imprevistos en el camino.
  6. Debe permitirte tener una idea clara de los plazos para cada fase de tu estrategia.
  7. Debe darte esa seguridad para poder elegir, a ti o a una persona más involucrada en la parte técnica, las herramientas acordes para llevar a cabo esa estrategia.
  8. Debe estar basada en la coherencia y la lógica para llegar a esos clientes que deseas del modo más productivo.

En resumen

Espero que estos puntos te sean de ayuda a la hora de definir tu propia estrategia para tu campaña de marketing online, aunque mi principal objetivo con este artículo es que seas consciente de la importancia de este punto para que al final consigas tener éxito con tu estrategia de marketing online. Y también para que consigas entender por qué quizás no te haya funcionado lo hecho hasta ahora.
Ya seas un profesional del marketing online, o un empresario que contrata esta serie de servicios tenlo siempre en cuenta y nunca te pongas en marcha, nunca inviertas en marketing online sin tener antes una estrategia para alcanzar tus objetivos.

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

¿Quieres recibir nuestros nuevos artículos en tu correo electrónico?

SEMrush que es

SEMrush, qué es y para qué sirve

SEMrush es una de las herramientas más conocidas dentro de las estrategias de marketing digital, y se centra en la monitorización de nuestro proyecto así como en el estudio de la competencia a nive

Leer más

¿Quieres llegar a buen puerto?

Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va.

Y tú, ¿dónde quieres llegar? Construyamos juntos el barco que nos permitirá alcanzar tu puerto de destino. ¡Déjanos acompañarte!