Espejito espejito... ¿Son mis retweets los más bonitos?

Espejito espejito… ¿Son mis retweets los más bonitos?

en

El ego personal es una parte implícita de las redes sociales, y cuando hablamos de Twitter este valor se dispara intrínsecamente. Se trata de una red social donde prima la inmediatez y la frescura, y donde un contenido es capaz de dar la vuelta al mundo si se dan una serie de circunstancias.

A todos nos gusta tener seguidores, retweets y actividad en todo cuanto ponemos tan bien resumido en esos 140 caracteres y esto en ocasiones lleva a una práctica más o menos acertada como es hacer retweet a prácticamente todo lo que nos llega a nuestra pestaña de notificaciones. Como si del clásico de Blancanieves se tratase, muchos parecen plantarse ante esta pestaña y exclamar espejo mágico dime una cosa… ¿son mis menciones las más hermosas?


Pero antes de nada… ¿Qué es un Retweet?

Ejemplo de qué es un retweet

No está de más recapitular el concepto básico de un retweet (RT abreviado). Cuando haces un retweet estás mostrando a tus seguidores un tweet que verán aunque no sigan al creador de ese contenido. Sobre este tweet aparecerá quién ha sido el autor del retweet.

Por tanto, el retweet es una magnífica forma de hacer que un contenido llegue a personas que no tengan absolutamente nada que ver contigo o con tu marca. Algo que unido a la teoría de los seis grados de separación, de la que tanto se habla en el mundo social media, hace que Twitter sea una herramienta extraordinaria para la difusión de contenidos. 

Sin embargo, esto es un arma de doble filo. Debes ser consciente de que cuando haces un retweet estás invadiendo el timeline de tus seguidores para introducir en ese espacio un contenido de alguien a quién ellos no siguen, por lo que deberías cuidar que ese contenido al que vas a hacer retweet merezca la pena para estos usuarios.

Cuando haces un retweet “estas molestando” a todos tus seguidores, asegúrate de que es un contenido que merece la pena.


¿Hago retweet a las menciones que recibo?

Volviendo al tema que nos ocupa en este artículo, debes ser consciente de que no todo lo que te llega a tu pestaña de notificaciones debe ser proclamado a los cuatro vientos en un retweet.

He de decirte que al igual que con la privacidad en internet, este es un tema en el que prima la opinión personal de cada uno y no existen unas reglas o una única forma correcta de hacer las cosas. No obstante, vamos a analizar los diferentes tipos de menciones que pueden o suelen llegar en la pestaña de notificaciones.

Menciones cargadas de azúcar

Menciones cargadas de azúcar

Sencillamente estas son las menciones que todos disfrutamos leyéndolas. Elogios, recuerdos, comentarios simpáticos… tweets en los que queda claro que tú o tu marca mola, y mucho. En una justa medida, sin llegar a saturar a tus seguidores algún retweet esporádico a este tipo de menciones puede ser una buena medida para reforzar el engagement.

Y digo intencionadamente en su justa medida, porque has de recordar que estarás enseñando este tweet precisamente a las personas que ya te siguen. Personas a las que ya has convencido como para otorgarte un espacio en su timeline. Si abusas de retweetear estos contenidos puedes pecar de narcisista o arrogante.

Menciones técnicas o para resolver dudas

Genera conversación con tu audiencia

Este tipo de menciones suelen venir propiciadas por puntuales y es uno de los casos donde no suele ser interesante hacer un retweet. Principalmente porque a menos que sea una duda muy generalizada, el porcentaje de audiencia a la que le interese el contenido será reducido. Lo mejor en estos casos es optar por contestar directamente, generando así conversación. 

Gracias a la nueva funcionalidad de Twitter, que permite insertar tweets dentro de otros tweets también puedes contestar citándolo para hacer que así todos tus seguidores vean la pregunta y la respuesta, pero como ya te he indicado esto debería emplearse tan sólo cuando se trate de una duda generalizada cuya respuesta te convenga que todos lleguen a ver.

Menciones compartiendo tus propios contenidos

Menciones con tus propios contenidos

Has creado y compartido contenidos en tu blog y tus redes sociales y algunos usuarios los comparten en sus redes mencionándote para indicar tu autoría. Este tipo de menciones sí son más propicias a ser carne de retweet, porque con ellas estás diciendo “lo que yo he hecho gusta, y aquí está la prueba”.

Estas menciones tienen más valor cuanto más tiempo haya transcurrido entre la publicación del contenido y la propia mención. Primero porque reflotará un contenido pasado y dirigirá algunas visitas a él, y en segundo lugar porque debida a la extrema inmediatez que vivimos en las redes sociales es muy posible que ahora accedan al contenido usuarios que en su día ni lo vieron en su timeline.

Menciones porque sí

Este tipo de menciones es lo más parecido al spam que puedes encontrar en la pestaña de notificaciones. Publicaciones en las que te mencionan sin ningún contenido valor o con el mero objetivo de ganar visibilidad en el caso de que le hagas un retweet.

En estos casos es muy común ver los mensajes de agradecimiento por algún follow, peticiones de retweet para darse a conocer, enlaces a tablones temporales donde han insertado un contenido relacionado o concursos de dudoso destino… existen muchos tipos.

Sobra decir que en estos casos lo mejor es ignorar estas menciones y no hacer retweet. ¿O acaso pretendes hacer retweet a cualquier tweet por el mero hecho de que te ha mencionado? Es un caso ideal para poner en práctica la filosofía de no molestar a tu audiencia a menos que tengas algo que merezca la pena.

Menciones cargadas de palos

Críticas, enfados, quejas más o menos justificadas, insultos… Estas menciones tienen diferentes formas de ser afrontadas y en parte dependen de la idiosincrasia que tengas tú o tu marca en Internet.

Menciones cargadas de palos

En determinados casos de cuentas medianamente famosas o personales es común ver cómo hacen retweet a este tipo de menciones con la clara intención de burlarse de ellas o tomarlas a cachondeo. El popular e irreverente personaje de Twitter Moe de Triana es un claro ejemplo de esta actitud irónica y provocativa. Todo dependerá de tu forma de afrontar estos problemas y del grado de polémica que quieras o suelas suscitar.

En cuentas corporativas o más enfocadas al mundo profesional las menciones con críticas o malas opiniones deberían estar contempladas en un plan de social media, dentro de las llamadas crisis o situaciones de crisis. Pero ya te adelanto que en estos casos el retweet jamás será una opción en cuentas corporativas, y sí buscar otra interacción que “apague el fuego”, siempre que el autor no sea un troll, claro.


Hay vida en Twitter más allá de los retweets

Corazones en Twitter

Aunque en este artículo el foco principal es el retweet, Twitter pone a nuestro alcance otras opciones para poder interactuar con las menciones y mensajes que lleguen a tu pestaña de notificaciones.

Generar conversación es siempre una buena opción para mejorar en engagement con tu audiencia, por ello siempre que puedas responder a menciones, resolver dudas o citar tweets aportarás más contenido de valor que con un mero retweet. Del mismo modo no dudes en participar en otras conversaciones o temáticas ya activas en determinados hashtag.

Por otra parte, existe la opción de “me gusta” para indicar precisamente eso, aunque realmente también se usa de manera extendida como una manera de expresar “lo he leído, gracias”. De hecho este es uno de los motivos por los que Twitter dio el paso de convertir los tradicionales favoritos en forma de estrella en estos me gusta en forma de corazón.

Salvo que sean muy negativas u ofensivas… ¡No dejes ninguna mención sin interacción!


En resumen

En definitiva, para dejar de parecerte a la bruja del cuento preguntándote si tus menciones son las más hermosas del reino, debes tener en cuenta estos tres puntos básicos:

  • Cuando haces un retweet estás “molestando” a todos tus seguidores metiendo en su timeline un contenido de un usuario al que ellos no siguen, asegúrate de que merece la pena compartir ese contenido.
  • No todo lo que llega a tu pestaña de notificaciones de Twitter es susceptible de ser compartido. Actúa con inteligencia seleccionando la mejor interacción posible según el tipo de mención y haciendo que un retweet sea útil tanto para ti como para tus seguidores.
  • Hay vida más allá de los retweets. Fomenta la conversación e intercambia mensajes con tu audiencia para aportar más valor y asegúrate que no haya ninguna mención que no obtenga una mínima interacción por tu parte.

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Juanjo Dorado

Juanjo Dorado

Project Manager y Social Media Manager

¿Quieres recibir nuestros nuevos artículos en tu correo electrónico?

¿Quieres llegar a buen puerto?

Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va.

Y tú, ¿dónde quieres llegar? Construyamos juntos el barco que nos permitirá alcanzar tu puerto de destino. ¡Déjanos acompañarte!

Llegar a buen puerto con Marketing Digital
¡CONSÍGUELO GRATIS!